Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los definió la ONU en el 2015 y están incluidos dentro de la Agenda 2030. Dicho así, es posible que dejes de leer este artículo, porque tiene toda la pinta de ser técnico, aburrido y que no te sirva para nada.

¡Pues espera un segundo! Mi intención no es esta. Al contrario. Como ambientóloga he leído muchos proyectos, documentos, planes y programas que parece que vayan dirigidos a científicos sobradamente preparados. Cuando en realidad lo que se pretende es sensibilizar a las personas. No es que no se entiendan, pero si lo que se pretende es que la sociedad se implique en transformar el mundo, el lenguaje no es el más cercano en la mayoría de los casos.

Así que me comprometo a explicarte qué es esto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de forma simple y clara. Son 17 Objetivos en total y le dedicaré un artículo a cada uno. Además, relacionaré cada objetivo con una marca de moda sostenible o empresa del sector textil, para ponerte ejemplos concretos y veas la aplicación, en positivo, de cada uno de ellos.

Porque como contaba en la reciente entrevista que me hicieron en Corresponsables,

De los 17 ODS no hay ninguno que pueda ni deba desvincularse de la industria de la moda.  

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), se han definido y concretado en varias acciones, para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás.

Cada objetivo implica a unos agentes u a otros, que muchas veces quedan bajo la responsabilidad de la administración o de las grandes empresas. Pero cada uno de nosotros, podemos hacer mucho más de lo que nos imaginamos porque están pensados para que también colaboremos y nos impliquemos.

 

Producción y Consumo Sostenibles

Cuando hablamos de los ODS en el sector de la moda, no existe un orden preestablecido. Es decir, no hay uno que sea más importante que otro. Es más, muchos se relacionan entre ellos y enfocarse en uno, también influye en otros. Así que he decidido empezar con el que me gusta más personalmente, el número 12: Producción y Consumo Sostenibles.

En la definición de este objetivo se habla de reducción de costes, de aumentar la competitividad, de consumo de materiales, de ganancias netas, de adoptar un enfoque sistémico y de cooperar en la cadena de suministro. ¡Casi nada!

Pero lo que busca en definitiva el ODS de Producción y Consumo Sostenibles, es hacer más y mejores cosas, con menos recursos.

Para explicarte cómo se consigue todo esto, voy a desgranar este objetivo a partir de un caso real, el nuevo tejido Infinit Denim.

Infinit Denim es un tejido eco y reciclado que acaba de salir al mercado. Lo han creado Núria y Montse de Back to Eco. Dos emprendedoras de Barcelona, con una marca de bolsos y complementos tejanos con una larga historia.

El nuevo tejido es “infinito” y tiene valores, de los buenos. Descubre por qué, mientras te cuento su relación con la producción y el consumo sostenibles:

  1. En Back to Eco reutilizan tejanos viejos para crear productos nuevos. Pero igualmente les sobra tejido y no querían desperdiciarlo. Así que idearon la manera de seguir alargando la vida de este material. Para crear Infinit Denim, no se ha partido de zero, utilizando materiales nuevos. Sino que se han reutilizado y mezclado materiales que ya existen, para transformarlos en uno nuevo. Una buena forma de reducir la utilización de recursos.
  2. La reutilización de materiales que ya existen, también ayuda a reducir la cantidad de agua y energía (recursos) que se necesitan para crear los materiales nuevos desde cero. De esta forma, Infinit Denim, es un tejido que no sólo es más saludable en su composición, sino que su producción también lo ha sido. En este caso, se han evitado toda el agua y la energía consumidos durante el cultivo del algodón. Así reducen la contaminación que se genera en todo el proceso.

  1. Toda la producción se hace de forma local, con proveedores cercanos, que se encuentran a distancias relativamente cortas. Se pueden crear grandes cosas, reactivando las empresas locales, sin necesidad de coger un avión. Y dar trabajo a personas incluidas en procesos de inserción laboral, consigue mejorar su calidad de vida.
  2. Todo el proceso se lleva a cabo como si se tratara de un único sistema, que funciona de forma coordinada. Algunos de los proveedores han aprendido con ellas en todo este proceso. Y al final todos acaban sumando, bajo un enfoque sistémico.
  3. La cooperación está presente en todos los procesos involucrados en la creación del tejido. Toda esta cadena de procesos, es la cadena de suministro que puede llegar a ser muy compleja, porque intervienen muchos actores. Y reduciendo las distancias entre las distintas etapas, todo resulta más fácil, y también más sostenible y viable.

En el caso de Infinit Denim, todo empieza en Barcelona, dónde se crea la idea y se extrae el metal como los botones, para triturar el tejido en Olot. Una vez escogidos los colores, se tiñe en Ontinyent, se hila en Vic y se teje en Moià, para venderlo finalmente en la tienda propia de Back to Eco, y así cerrar el ciclo.

  1. En todo este recorrido, han sido transparentes explicando los detalles del proceso. Un hecho que no ocurre muy a menudo en el sector textil. Y así, están educando también al consumidor, a ti. Saber cómo se hacen las cosas, te hace más rico y te da más poder de decisión en tus compras y en tu forma de consumir.
  2. La sensibilización del consumidor se la toman muy en serio en Back to Eco. Esto lo aplican en las etiquetas de sus productos, volcando en ellas información útil y mucho más. Todos sus productos son únicos e irrepetibles. Se han transformado para crear algo nuevo, con la ayuda de las manos de personas que están en programas de inserción laboral. Y cierran el ciclo con materiales que no llegan a destruirse ni abandonarse.

El 1 de agosto de 2018 ya habíamos consumido todos los recursos que la naturaleza puede generar por sí sola en un año. Si la población mundial llegase a alcanzar los 9600 millones en 2050, se necesitarían casi tres planetas para proporcionar los recursos naturales que se necesitan, para mantener el estilo de vida actual.

Entonces, vale la pena volver a utilizar los recursos que ya existen para crear productos nuevos. La producción sostenible no depende directamente de ti, pero si compras a proveedores locales y sostenibles, estarás haciendo presión para que la industria del fast fashion adopte prácticas sostenibles.

Espero que te haya servido esta síntesis del ODS 12, de Producción y Consumo sostenibles y que la puedas poner en práctica en tu día a día. 

¿Cuál te gustaría que fuera el próximo ODS sobre que el que escriba? Si tienes una marca de moda sostenible y quieres que la explore como ejemplo, cuéntamelo en los comentarios y lo valoraré, sin compromiso.